Skip to main content

Santiago es la casa común donde anticipamos esa Europa nueva

Monseñor Cañizares, quien efectuó el Camino de Santiago con algunos miembros de su Diócesis entre ellos 740 jóvenes, manifestó que ha sido una experiencia muy gozosa de obispo, de pastor, de hermano, de Dios, de Iglesia fue una experiencia de Dios vivida en el encuentro con los hermanos en la ayuda mutua.
Asimismo expresó que la inspiración cristiana puede transformar la integración política, cultural económica en una convivencia en la cual todos los europeos se sientan en su propia casa y formen una familia de naciones, en confianza. Santiago es la casa común donde anticipamos esa Europa nueva, donde se defiende la vida por encima de todo.
El Arzobispo de Toledo pronuncia la catequesis Jóvenes cristianos para Europa: al servicio de la Esperanza. En la misma aborda temas de interés para los centinelas del mañana quienes son la esperanza para la nueva Europa que es necesario edificar entre todos.
MONSEÑOR LEUZZI: Universitarios, constructores de una Europa de Esperanza
Tras una concurrida asistencia de jovenes peregrinos, quienes compartieron sus opiniones y experiencias, Monseñor Lorenzo Leuzzi, Director de la Oficina para la Pastoral Universitaria del Vicariato de Roma, expuso el tema: Universitarios, constructores de una Europa de Esperanza que se efectuó en el aula San Felipe Neri del Seminario Mayor.
Monseñor Leuzzi manifestó que las universidades están llamadas a despojarse de la dimensión tradicional de la contemplación de la verdad, para llegar a ser el lugar de formación de los constructores de la sociedad. Constructores de una civilización cuya dinámica es el continuo desarrollo y confianza en la libertad y responsabilidad de cada uno de los hombres.
Asimismo, destacó la llamada del Papa a los universitarios a ser protagonistas en este nuevo transcurso de la construcción de Europa. La vida del pueblo europeo atraviesa una profunda búsqueda de un nuevo proyecto histórico: Es un nuevo proyecto en el que la elaboración cultural constituye la estructura conductora de las acciones del hombre europeo.
Por otra parte, el prelado señaló la importancia del paso de una integración funcional a una visión armónica en la prospectiva de la información integral del universitario, la división en la vida universitaria, la presencia vocacional del universitario en la misión de la Iglesia y la capacidad de animar cristianamente la vida de la universidad y del territorio.
La constitución y valoración de la capellanía universitaria, la promoción de los laboratorios culturales en la universidad, las diversas modalidades de misiones, la posibilidad de comunicar la fe a los hombres, la capacidad de orientar, como cristianos, los procesos históricos son algunas de las propuestas de tareas y servicios expuestas, que los universitarios pueden desarrollar para ayudar a la Iglesia.
Para finalizar destacó que los universitarios están llamados a vivir y dar testimonio, que el encuentro con Cristo y la concreta experiencia eclesiástica constituyen la llave interactiva de la construcción de la sociedad, reanudando aquella alianza entre la Iglesia y la universidad que, como en el pasado, constituye la gran esperanza para Europa.
CAMPDESSUS: Los países europeos tienen el deber de reconocer las raíces cristianas
Tuvo lugar la conferencia La Europa de la Esperanza presentada por Michael Campdessus, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, y Marcelino Oreja, miembro de la Comisión de la Unión Europea. Campdessus destacó que Europa es un espacio privilegiado de la Esperanza humana, un lugar de comunicación en la que, por primera vez, se unen pueblos con niveles de vida muy dispares y los países privilegiados tienen el deber de acogerlos así como reconocer sus raíces cristianas.
En referencia al avance de la globalización mencionó que Europa debe ser un espacio marcado por la tolerancia y la ética de la fraternidad. La globalización será lo que hagamos de ella. Desde un juego salvaje sin legalización en el mercado, hasta un conjunto de países solidarios, indicó.
Por otro lado, Marcelino Oreja señaló que el Camino de Santiago es como un itinerario cultural europeo es la suma de los valores espirituales, religiosos y la cultura. Al finalizar señaló que un cambio que se está materializando es el ideal de Europa Unida. Para ello se refirió a la frase de Churchill: Nunca más la guerra entre nosotros no sin antes destacar que para un cristiano la esperanza en Europa es la unidad de fe.
SALUDO DE MONSEÑOR JULIÁN BARRIO AL ENVIADO ESPECIAL DEL PAPA EN EL INTERIOR DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO
Querido Sr. Cardenal: En nombre de todos los que formamos esta Iglesia particular de Santiago de Compostela, Sacerdotes, Religiosos, miembros de Institutos Seculares y Laicos, reciba nuestra afectuosa bienvenida y cordial hospitalidad. Como Enviado Especial de Su Santidad, Juan Pablo II para este Encuentro Europeo de Jóvenes nos llena de gozo y de esperanza. Con filial afecto renovamos nuestra fidelidad al Sucesor de Pedro a través de su Enviado. Bienvenido sea a esta Iglesia particular, a esta Ciudad del Apóstol, a esta Catedral que de manera especial en este Año Santo está recogiendo el latir espiritual de tantas personas de todos los continentes como también, en estos días, las inquietudes y esperanzas de los jóvenes de la Peregrinación Europea.
Se une, Emmo. Sr. Cardenal a tantas personas que sintiéndose peregrinos por gracia peregrinan en espíritu y en verdad a esta Basílica Compostelana en este Año de la Gran Perdonanza. Le acogemos a Vuestra Eminencia y los miembros de la Misión Pontificia en la caridad como los discípulos de Emaús acogieron a Jesús después de haber caminado en su compañía. No pueden ser ajenos a la caridad aquellos con quienes camina la verdad.
La celebración de este Encuentro Europeo de Jóvenes es una gracia de Dios y un compromiso que nos permite asomarnos a un horizonte esperanzador de una Europa en camino con los valores del Evangelio. Esta Iglesia particular de Santiago de Compostela siente la gozosa responsabilidad de que al decir de Dante en el canto del Paraíso, aquí resuene la esperanza en todos los jóvenes para los que el Santo Padre es siempre una referencia iluminadora. La fe joven nos lleva a mirar con esperanza la realidad de esta nueva Europa del espíritu sin fronteras en la que Santiago sea su capital espiritual, según expresión de Su Santidad.
Aquí, en este lugar privilegiado, meta de peregrinación mediante la cual el alma se prepara para la gracia, estamos viviendo este acontecimiento eclesial fieles a la verdad de Cristo con la preocupación de ir creciendo día a día en la caridad para forjar un nuevo modo de vivir propio de los cristianos en la verdadera libertad y fraternidad, en medio del pluralismo de nuestros tiempos. Sabemos que la verdad no se impone sino por la fuerza misma de la verdad, que penetra con suavidad y firmeza a la vez en las almas (Declaración Dignitatis Humanae, 1), y que la auténtica verdad es la que obra por la caridad.
Que el apóstol Santiago y nuestra madre, Santa María, la Virgen Peregrina, a quienes hemos encomendado desde el primer momento los frutos espirituales y apostólicos de este Encuentro, intercedan por nosotros. Bienvenido a esta Iglesia particular, bienvenido a la Ciudad del Apóstol.


Gabinete de Comunicación Arzobispado de Santiago de Compostela